Oncología y hematología

Imagen subrayado titulo

El cáncer representa en la actualidad la segunda causa de mortalidad en el mundo desarrollado, exclusivamente por detrás de las enfermedades cardiovasculares. Los recientes esfuerzos de secuenciación masiva mediante consorcios transnacionales (Proyecto Atlas del Genoma del Cáncer) junto con la aplicación de diversas tecnologías "ómicas" han puesto de manifiesto una gran variedad de alteraciones moleculares involucradas en la tumorogénesis. Esta explosión de información ha definido una plétora de mutaciones en nuevos genes involucrados en vías de señalización cuya contribución relativa al fenotipo tumoral era desconocida.

En contraste con la complejidad de estos mecanismos de iniciación, mantenimiento y diseminación de las células tumorales, se han definido las improntas comunes del fenotipo tumoral, como (1) las señales de proliferación sostenida, (2) la evasión los mecanismos de supresión del crecimiento, (3) la adquisión de la inmortalidad replicativa, (4) evasión de los mecanismos de apoptosis, (5) inducción de la angiogénesis y (6) la adquisición del fenotipo invasivo y metastásico. Recientemente se han añadido otras como: (7) la alteración del metabolismo energético y (8) la evasión de la inmunovigilancia. Y se han completado con dos características facilitadoras y perpetuadoras de este fenotipo como la inestabilidad genómica y el microambiente pro-inflamatorio.  

A pesar de su común identidad en diferentes tipos de cáncer, existe una enorme diversidad en cuanto a la etiopatogenia, fenotipo y manifestaciones clínicas. Esa extraordinaria complejidad hace que el tratamiento del cáncer sea uno de los mayores retos de la medicina actual por diversos motivos.

En primer lugar por el aumento de su incidencia, probablemente en relación a la mejora en pruebas diagnósticas pero también por el envejecimiento poblacional y factores ambientales. En segundo término por el enorme coste económico y social que representa, debido a que el desarrollo de nuevos tratamientos en muchos casos ha conseguido prolongar la vida de los pacientes, pero también la incertidumbre sobre el desenlace final con el consiguiente coste emocional para el paciente y para las familias. Además el desarrollo de los nuevos tratamientos conlleva un incremento exponencial en el coste económico que en muchos casos lleva a desigualdades en su aplicación-incluso en países desarrollados- y a la necesidad de racionalizar los tratamientos con parámetros de coste-eficacia. En este sentido el desarrollo de biomarcadores y otros elementos que permiten avanzar hacia una medicina personalizada, constituyen una necesidad para que el sistema sea sostenible

La investigación en cáncer cuenta con la máxima prioridad en los planes estratégicos de I+D+i europeos, nacionales, y de la Comunidad Foral de Navarra. El área de Cáncer del IISN se sustenta en tres pilares fundamentales, los centros Hospitalarios que integran IdiSNA, el CHN y la CUN (fundamentalmente los Servicios y Departamentos de Oncología y Radioterapia, Hematología o Anatomía Patológica) y por otra parte los grupos de investigación integrados en el CIMA y la Universidad de Navarra. Junto a ello las unidades centrales de diagnóstico genético y molecular, bioinformática y genómica y proteómica son un una parte esencial para el desarrollo del área de Oncología del IISN.

En esta área de investigación conviven grupos consolidados y emergentes dedicados a la investigación clínica, traslacional y básica en Oncología. Varios de los grupos de investigación tanto clínicos como preclínicos son referentes internacionales en sus respectivas temáticas de investigación (como es el caso del mieloma múltiple o en inmunoterapia de tumores).

La colaboración entre dichos grupos es muy intensa en especial en los últimos 10 años. Además, varios IPs del área de cáncer son líderes de diversos grupos de trabajo clínicos cooperativos nacionales o europeos, de diversos programas de la Red Temática de Investigación Cooperativa en Cáncer (RTICC), o de sociedades científicas relacionadas con el cáncer. Este liderazgo aporta un gran valor añadido a las actividades del IdiSNA en su conjunto, y la consolidada actividad investigadora traslacional de estos grupos ofrece una de las principales garantías de éxito de esta área dentro del Instituto.