Líneas de investigación

Imagen subrayado titulo

Las actividades científicas del Área de Aparato Digestivo y Metabolismo en los próximos 5 años se centrarán en torno a las siguientes hipótesis de trabajo:

  • La identificación de los mecanismos moleculares y celulares relacionados con la cronificación de las enfermedades hepáticas y el desarrollo y progresión de la cirrosis puede permitir el desarrollo de estrategias de prevención relacionadas con el estilo de vida y de fármacos o terapias avanzadas que permitan reducir la morbi-mortalidad de las hepatopatías crónicas.

  • El conocimiento de los procesos y mecanismos que determinan el exceso de mortalidad asociado al trasplante hepático puede permitir prolongar la supervivencia de los pacientes trasplantados optimizando la asignación de este recurso escaso.

  • La identificación de mecanismos de transformación y progresión neoplásica en los cánceres hepáticos y digestivos más prevalentes puede permitir el desarrollo de fármacos, procedimientos intervencionistas y procedimientos quirúrgicos que conformen estrategias terapéuticas multidisciplinares que mejoren la supervivencia de los pacientes con cáncer digestivo.

  • La mejora de las técnicas endoscópicas, tanto en su realización como en su indicación, puede aumentar su rendimiento diagnóstico y terapéutico, reduciendo la morbilidad asociada a su uso, en especial en el probado de la fracción de la población general con alto riesgo de padecer cáncer colorrectal.

  • La identificación de biomarcadores relacionados con el diagnóstico y pronostico de la obesidad, el mejor conocimiento de la relevancia clínica de la composición corporal y el estudio de las bases moleculares del exceso de adiposidad pueden traducirse en una disminución de la prevalencia de la obesidad, así como una reducción de las patologías específicas de órgano asociadas a la misma.

  • El mejor conocimiento de la incidencia y consecuencias en el ámbito de la Comunidad Foral Navarra de dos patologías metabólicas tan frecuentes como la diabetes tipo 1 y la patología crónica tiroidea pueden suponer una mejor calidad de la asistencia médica así como una mejor asignación de recursos clínicos destinados a su diagnóstico y tratamiento.